Challenges in France: Part 1 // Desafíos en Francia: Parte 1

237blogCYMERA_20170317_222708CYMERA_20170317_222531226CYMERA_20170317_190632IMG_5071

IMG_5051

Esta es nuestra 5ta semana en París, y no dejamos de sorprendernos por la cantidad de experiencias que podemos tener en un país nuevo, pensarán que nos referimos a la parte turística pero en realidad no, esta vez hablamos de las cosas que mentalmente debes cambiar para adaptarte y vivir en un lugar.  Nuestro supuesto primer gran choque fue el idioma, pero para nuestra bendición, nunca hemos tenido problemas de comunicación, creo que se sorprenderían de lo cultas que son las personas aquí, muchos de quienes hemos conocido son capaces de expresarse bien en inglés o español, y varios disfrutan  demostrandonos sus destrezas en el español.

 Otra cosa que pensamos, fue que podíamos sentirnos solos por la indiferencia de la gente, pero ha sido todo lo opuesto, las personas han sido tan amables, amorosas, cálidas en todo sentido, cada vez que vamos a algún lugar nos topamos con alguien que saluda, sonríe, y mantiene pequeñas conversaciones con nosotros.

La realidad es que el desafío mayor, ha sido nuestra mente. Nos asombra ver cómo semana a semana caen nuestros prejuicios y temores sobre lo que creímos que podía ocurrir aquí, y salen a relucir durezas en nuestra mente que nos hacían pensar que podíamos tener el control de las cosas. Es como si en nuestra cabeza hubiera una ecuación básica funcionando todo el tiempo, A + B=C (como ejemplo: Pongo un aviso de arriendo, se arrienda = tengo el dinero para pagar el departamento) y esa ecuación te hace pretender que estás haciendo todo bien y puedes estar tranquilo, pero… ¿qué pasa cuando no resulta así?, en ese momento es cuando viene la desesperación, los temores, el desaliento y la falta de esperanza, que es lo más difícil que puedes sentir. Y estas semanas lo sentimos así, estando en Chile organizamos las cosas de tal manera que tuviéramos “todo cubierto al llegar a París” pero ocurrieron eventos que no podíamos controlar y que nos sacaron totalmente de nuestra perfecta ecuación.

¿Que podíamos hacer? Fue la pregunta que nos hacíamos todos los días, y mientras tratábamos de darles respuesta hicimos todo lo que estaba  a nuestro  alcance, para volver a la ecuación otra vez.  Como en una vieja tradición tratamos de volver a “tomar el control de todo”, ¿y saben que pasó? ¡Nada! Porque la respuesta nunca estuvo allí.

 La verdad que nunca entendimos es que muchas de las experiencias que no podíamos controlar se han resuelto con pequeños milagros alrededor (decimos pequeños porque los vemos a diario todos nosotros y a veces no nos damos cuenta que son milagros) como conocer a la persona justa que te hace el contacto,  que alguien te regale precisamente lo que necesitabas o querías, llegar justo a la dirección en un lugar que no conocías. Y ese empujoncito llega justo a tiempo para salvarnos. Sabemos que para muchos puede llamarse suerte, pero para nosotros ese milagro, o esa ayuda que llega justo a tiempo es Dios.

Nuestra mente esta semana está aprendiendo a descansar en que existe alguien que te cuida, y que te ha ayudado todos los días de tu vida sin que quizás lo notes, un alguien que actúa muy cuidadosamente haciendo que calcen todas las piezas en tu vida y en la de otros, que quiere siempre que te vaya bien y no te pide nada a cambio, un alguien que cuando estás dispuesto a confiar te da una tranquilidad que parece que sale de este mundo y te ayuda a crecer y ser mejor todos los días.

Nuestra ecuación no resultó estas semanas, como muchas veces antes, pero aquí estamos, con una batalla más ganada de la manera más inesperada posible, casi tan inesperado como usar zapatillas todo un día y sentirte la persona más arreglada del mundo (jajajjaa no pudimos evitar decirlo porque es un milagro que  Kei pudiese sentirse arreglada sin usar tacos, para quienes la conocen ella y las zapatillas no eran muy  amigas antes).

 Hemos decidido que es así  como queremos vivir nuestra vida, sabiendo que no tenemos el control de todos gigantes que nos pueden hacer frente (que son los problemas que parecen no tener solución) y  seguir creciendo cada vez más en nuestra confianza en Dios, que es lo único que si podemos controlar, y nunca sale mal.

Con cariños Kei & Fran

4 comentarios sobre “Challenges in France: Part 1 // Desafíos en Francia: Parte 1

  1. Chicos me encanta saber que han sido bendecidos de tantas maneras y se lo merecen por ser tan apretados y irse dejando todo atrás a vivir esta linda experiencia de vida. Un abrazo enorme a la distancia y que todo sea siempre mucho mejor por París.

    Me gusta

  2. Me alegra mucho todo lo que estas haciendo eres una persona capaz de mucho y mas bendiciones a tu nueva familia y vida nunca te olvidado y siempre te recuerdo todos tus concejos y tus buenos ejemplos risas y mil cosas que apesar de los años y adversidades nunca olvide , te felicito por todo y dios sabe por que hace las cosas siempre lo recuerdo . Un beso y un abrazo de esos que no se olvidan
    Perdoname te quiero mucho no te imaginas ♡
    Atte: monchu

    Me gusta

    1. Hija yo también la quiero mucho! Un abrazo grande y ya no se preocupe, la vida es linda y los sueños se cumplen y Dios siempre es bueno =). Te mando un beso enorme y cuando nos veamos de nuevo nos debemos ese abrazo. Te quiero mucho! ❤

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s