Would you like to live in París for a year?// ¿Quisieras vivir en París por un año? “El comienzo” parte 2

 

¿Quisieras vivir en Francia o en algún otro país?

Si tu respuesta es un gran sí!, quisiéramos contarte como nos fue posible hacerlo. Hace unas semanas atrás en el post “el comienzo” les contamos cómo se inició nuestro viaje, y algunas de las decisiones que debimos tomar. Hoy quisiéramos ser más específicos aún y explicarles en detalle nuestra historia y como se hizo posible.

Todo comenzó con una decisión difícil que tuvimos que tomar como matrimonio. Teníamos recién 5 meses de casados, y ya había estado por segunda vez en urgencias con malestares que no tenían explicación médica, cuyo único diagnóstico fue “estrés”. Mi esposo y yo sentíamos lo difíciles que estaban siendo los primeros meses de casados (esperábamos que lo fueran por el acostumbrarnos a vivir juntos, pero por el contrario, fue porque casi no nos veíamos ni teníamos mucho tiempo para disfrutar, conversar, etc). Fue entonces cuando sentí la necesidad de salir de mi trabajo, también motivada por los consejos del Fran que lo único que quería  era que me sintiera bien y sin estrés. Llevaba en mi antiguo trabajo tres años y siendo honesta me encantaba casi todo haciendo lo que me gusta y para lo que estudié. Pero en mi algo había cambiado, un algo que hizo que dejara de disfrutarlo como antes, y dejara la sonrisa mañanera que había visto por dos años. Creo que ya no era la misma, y mis prioridades tampoco lo eran. Me a sinceré conmigo misma y reconocí que ya no estaba siendo feliz así (fue lo más difícil de hacer). Mi esposo estaba estudiando un Diplomado en Coaching en ese momento, y compartiendo esos principios conmigo, supe que si efectivamente estaba viviendo de una manera que no me hacía feliz, tenía la elección de cambiar mi circunstancia y eso solo podía hacerlo tomando decisiones y asumiendo la responsabilidad de mi vida.  El paso siguiente como sabrán… fue el renunciara mi trabajo  y hacerlo oficial (yo había tenido 3 trabajos, uno de tiempo completo y dos medios tiempos por dos años y los únicos cambios que veía era, añadir otro trabajo a la lista).  Me costó muchísimo, no puedo mentirles, mi esposo me contuvo todos los días durante esa última semana, porque tenía miedo a todo, miedo a dejar  mi trabajo a medias, miedo a que se molestaran conmigo,  miedo a no recibir esa renta (que era uno de los temores más grandes) miedo al arrepentimiento que podía venir, en fin, a todo lo que rodeaba el hacerlo. Cuando fui honesta y conversé con mis jefes lo que estaba pasando, comenzó el milagro. Todo lo difícil que pensé que podía ser, se transformó en muestras de cariño, abrazos, consejos y mucho apoyo. A tal punto que en tres días ya me había despedido de todos mis compañeros y al despedirme de la última persona (el jefe máximo) recibo cómo consejo,que debía tomar la oportunidad de vivir un año en el extranjero con mi esposo. Él me contó que su hija y su esposo habían postulado a una visa y se habían ido a trabajar al extranjero por un año, y que yo tenía todas las posibilidades de hacerlo también junto a Franco. Y allí comenzó el viaje.

Aún me asombra como pudo abrirse una puerta tan hermosa cuando decidimos cerrar otra. Creo que fue así, estuvimos dispuestos a asumir todo lo que significaría el renunciar a un ingreso más, y a ojos cerrados creer que todo sería para bien, y lo fue!

 Recuerdo claramente la cara que puso Fran cuando le conté, estaba muy conmovida con todo lo lindo que fue mi despedida en ese trabajo que le dije sin pensar “Fran nos vamos a vivir al extranjero” él me miró con mucho asombro y al segundo dijo “ ¡YA! ¡VAMOS!”.

Todo después de ese día fue investigar las opciones que teníamos, y asumir la decisión de vivir la experiencia. Para empezar busqué en internet todo lo que tenía relación con viajes, pasantías, visas de todo tipo, clausulas para ser residente en otro país, en fin, quería conocer todas las opciones.  Estaba tan ansiosa y emocionada que hasta hice un Excel que tiene la información de todas las visas disponibles para chilenos (por supuesto si te interesa puedes dejarnos un mensaje y te lo enviamos al correo ;)). Y bueno allí estaba disfrutando del tiempo que antes no tenía, y encontré la información del tipo de visa que me habían hablado, se llaman VISAS WORKING HOLIDAY, son visas que se dan solo una vez en la vida, y el propósito es trabajar y vacacionar durante todo ese año en el país que escojas. Cada visa tiene diferentes requisitos, límite de edad para postular, plazos de postulación, algunas piden exámenes de certificación de idiomas, mientras que otras no. Fuera de esas visas también hay programas de estudio en el extranjero por más de 6 meses, o el tiempo que decidas, en general yo recomiendo conocer todas las opciones para tomar una mejor decisión, ya que se asombrarán de la enorme cantidad de opciones que existen para poder vivir la experiencia.

 Ya teníamos la información, y debíamos responder a la  siguiente pregunta ¿A QUÉ PAÍS VAMOS?. Revisamos los pros y contras de todas las opciones, y por supuesto vimos juntos cuales nos interesaban más.  Teníamos muchas opciones en un comienzo, pero poco a poco se fue aclarando nuestra mente respecto a lo que realmente queríamos hacer. No fue un proceso rápido, al contrario nos tomamos al menos un mes solo en evaluar el lugar al cual iríamos. Era algo tan grande y sentíamos que debíamos tomarlo con la mayor responsabilidad posible, (hasta ese momento no habíamos visto todas las señales que nos decían dónde ir).

NOS VAMOS A FRANCIA!, un sueño que ya llevaba años dentro de nosotros.  Estábamos tan contentos por ir, que ni siquiera nos importó la brecha que pudiese haber con el idioma, ya que ni Fran ni yo hablábamos francés, de hecho fue al contrario, quisimos enfrentarnos al desafío de aprender un idioma nuevo, más allá del inglés, ya que con este viaje no solo buscamos conocer otros lugares y disfrutar, sino que enriquecernos y aprender lo más que pudiéramos.

Ya con la decisión tomada sentimos paz y sobre todo estábamos emocionados y ansiosos por llegar allí. De hecho nos dimos cuenta que hasta la vajilla en nuestra casa tenía dibujos de la torre Eiffel (tuvimos pistas todo el tiempo).

Todo lo que vino después de eso tiene relación con los requisitos que debíamos cumplir, los recursos económicos  que debíamos tener y la postulación a la visa. Quisiéramos contarles  sobre eso en este post, pero sería eterno de leer. Pero para quienes no puedan aguantar la curiosidad hasta el siguiente post,  les dejamos el link de la embajada con la información de los requisitos de la visa, para que se adelanten J

(te dejamos el link de la embajada, y allí debes descargar el pdf con los requisitos de la visa http://www.ambafrance-cl.org/Creacion-de-un-programa-de-vacaciones-trabajo-entre-Francia-y-Chile).

Esperamos se hayan comenzado a inspirar a tomar decisiones. Es muy simple, pongámoslo de esta manera: La meta número uno de la mayoría de las personas es ser feliz, pregúntate a ti mismo si el camino en el que estas avanzando es el que te lleva a tu felicidad, ¿o le estás cumpliendo el sueño a otra persona? En ti está el poder de retomar la senda que lleva a tu realización personal y al vivir de la manera que tú quieres. Sepan que tienen opciones, y tantas oportunidades como ustedes puedan imaginar de finalmente vivir la vida que ustedes quieran. En nuestro caso, todo comenzó siendo honestos y recociendo que anhelábamos vivir algo diferente. Ese puede ser el primer paso para cambiar tu presente, hacia el futuro que anhelas.

PD: Les compartimos una foto de ese tiempo de muchas decisiones, en ese momento ya teníamos las pistas por ahí, a ver si las pillan.

Con todo nuestro amor Kei & Fran

3 comentarios sobre “Would you like to live in París for a year?// ¿Quisieras vivir en París por un año? “El comienzo” parte 2

  1. Que inspirador testimonio niños, su valentía para romper con esa rutina que muchas veces atrapa como una jaula. Gracias por compartir esta valiosa información. Me encanta su espíritu que anhela la libertad, y busca cumplir sus sueños, atreviéndose a hacer cosas diferentes, un abrazo y muchos cariños.

    Me gusta

  2. Hola amigos! Que bello leerlos, me motiva mucho su experiencia y me alegra que sus sueños se estén cumpliendo. Los queremos mucho, un abrazo grande! Son bendecidos 🙂

    PD: Key mandame el Excel TOC? Jajaja :*

    Me gusta

  3. Los admiro tanto! Conozco perfectamente tu sentimiento Key, el no sentirse a gusto o perder la sonrisa de las mañanas para ir a trabajar, si Fran te contó me pasó exactamente lo mismo y es el sentimiento mas feo e incomodo que he experimentado. Cuando uno decide tomar otro camino, el camino a lo que realmente te hace feliz y te llena es realmente hermoso. Hasta los días nublados se vuelven hermosos, ni el frío ni el calor parecen excusas para estar mal.
    Los quiero mucho… Aunque solo compartimos un almuerzo Key, siento que te conozco tal cual a Fran, y debe ser porque son almas gemelas.
    Mucho éxito…más que eso, les deseo mucha felicidad y mucho amor.
    Besos y abrazos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s